La ginecólogo Claudia Useda es una de las pocas de habla hispana en el condado de Westchester, por lo que en el Centro Médico Formé estamos honrados de contarla dentro de nuestro equipo médico. En esta ocasión realizamos una entrevista para resolver algunas de las dudas más comunes relacionadas con el área de la ginecología en las diferentes etapas de una mujer.

¿A qué edad se debe esperar el primer periodo menstrual?

Esto puede variar, generalmente entre los 11 o 13 años pero hay casos en los que puede llegar a la edad de 8 años o a los 15 años, todo depende del desarrollo del cuerpo.

¿Qué se puede esperar del primer periodo?

En primer lugar que no sea consistente, muchas personas esperamos que desde el inicio la menstruación sea regular cuando en realidad puede que llegue la primera vez y el siguiente mes no, o que se interrumpa el ciclo durante 3 o 6 meses incluso, se puede esperar que llegue de manera abundante o que dure 10 días, pero es un proceso que con el tiempo se estabiliza; en segundo lugar se debe esperar cambios emocionales, esto es un cambio que genera angustia y ansiedad en las niñas porque no saben cómo reaccionar, cómo enfrentar el dolor o con quién hablar del tema.

¿Se debe visitar un ginecólogo tan pronto se experimenta el primer ciclo menstrual?

No, de manera general se podría decir que a la edad de 21 años debería visitar a un ginecólogo para un chequeo general y ver que todo se desarrolla de manera normal o antes si presenta síntomas de que algo está pasando con su cuerpo, pero en el caso de mujeres de 13 o 15 años, solo es recomendado si presentan un problema que su pediatra no puede solucionar.

¿Es normal sufrir vómitos o dolores crónicos durante el periodo?

Depende del dolor, casi todas las mujeres experimentan dolor de espalda o cólicos que pueden ser tratados con un analgésico, pero si los síntomas que acompañan la menstruación impide la realización de tareas normales como trabajar, cuidar a sus hijos o genera vómito durante los días que dura el ciclo, no es normal y se recomienda que visite a su médico para ver qué está pasando, puede necesitar una medicina que le ayude a controlar esos síntomas o puede estar sufriendo endometriosis u otra enfermedad.

¿Qué es la endometriosis?

Una respuesta básica es que el endometrio, que son las células que expulsamos cada mes durante la menstruación, no están dentro de la matriz como debería ser sino que también se encuentra por fuera o detrás de ésta, causando síntomas graves como sangrado, cólicos, dolores y adherencias que pueden causar infertilidad. es una enfermedad tratable con medicinas o en otros casos con cirugía.

¿Es muy común sufrir una infección?

La infección por hongo es muy frecuente en la mujer, porque si bien los hongos son organismos naturales que tenemos en todo el cuerpo, hay condiciones que facilitan su reproducción generando picor, ardor, un flujo espeso, dolor e irritación.

¿Cuál es el tratamiento para esto?

Cremas vaginales o pastillas de fluconazol para los hongos vaginales; hay en el mercado muchas opciones de la misma familia que son específicas para los hongos, no es un antibiótico es una antifúngico o antimicótico que evita el crecimiento del hongo.

¿El flujo abundante significa que hay infección?

No necesariamente, es importante tener en cuenta que el flujo es normal ya que es la manera en la que la vagina se limpia a sí misma, si no hay ardor, comezón o mal olor, entonces se podría decir que no hay una infección.

¿Está bien usar protectores para el manejo del flujo?

Hay ocasiones en las que son los protectores los que causan una irritación porque no permiten la ventilación normal de la zona, también pueden causar reacciones alérgicas por sus componentes, por lo que es recomendable que si una mujer tiene tanto flujo que es necesario es uso de protectores, primero consulte con su ginecóloga para asegurarse de que todo está bien en el cuerpo.

En Formé queremos apoyar a la comunidad latina con médicos de diferentes especialidades dispuestos a acompañarlos en los procesos que deban afrontar; llámenos al 914-723-4900 y reciba más información sobre nuestros servicios.

En Formé ¡nuestra misión es su salud!