Más de 150 millones de personas en Estados Unidos cumplen con los requisitos establecidos para acceder a la vacuna contra la COVID-19, pero cada estado se ha visto obligado a priorizar a algunos habitantes sobre muchos otros en función de características adicionales, por esta razón, en Formé queremos recordarle cuáles son los requisitos que se deben cumplir y cuál es el orden de prioridades para la vacuna contra la COVID-19 en el país.

Para empezar, los integrantes de la primera línea de defensa podrán acceder a la vacuna considerando que durante la pandemia han sido, valga la redundancia, los primeros en ser llamados a atender la situación, y por tal motivo se han visto mayormente expuestos al riesgo de contagio.

Seguidamente, todas las personas de 65 años o más serán quienes puedan acceder a la vacuna al igual que los adultos de cualquier edad que sufran condiciones médicas que los pongan en alto riesgo.

En esta parte es importante recordar que las condiciones de riesgo para la COVID-19 son:

  • Cáncer
  • Insuficiencia renal crónica
  • Enfermedad pulmonar incluida EPOC, asma, fibrosis pulmonar y fibrosis quística
  • Discapacidades intelectuales y del desarrollo como el síndrome de Down
  • Condiciones cardíacas como la insuficiencia cardíaca, enfermedad de las arterias coronarias, miocardiopatías o hipertensión
  • Estado inmunodeprimido, incluyendo el trasplante de órganos sólidos, trasplante de sangre o médula ósea, VIH, uso de corticosteroides y otros medicamentos que debilitan el sistema inmunológico
  • Obesidad grave
  • Embarazo
  • Anemia falciforme o talasemia
  • Diabetes mellitus tipo 1 o 2
  • Enfermedad cerebrovascular
  • Condiciones neurológicas como Alzheimer o demencia y
  • Enfermedad hepática

Por último, podrán acceder a la vacuna contra el COVID-19 la población adulta general. Hasta el momento no se ha aprobado el uso del biológico en niños, por lo que no se incluyen dentro de los planes de vacunación a los menores de 16 años.

Hay en el momento 3 vacunas autorizadas para su uso de emergencia en el país: Pfizer-BioNTech, Moderna, y Johnson & Johnson, por lo que se espera que, si las 3 compañías productoras cumplen con las entregas que prometen estar en capacidad de realizar, para el mes de abril se pueda contar con la totalidad de la comunidad adulta vacunada contra el virus descubierto en Wuhan-China, hace ya más de un año.

Si bien la vacuna puede generar efectos secundarios como fatiga, dolores de cabeza y dolores musculares entre uno y tres días después de la vacunación; son considerados totalmente normales y deberían desaparecer fácilmente un par de días después. En Formé, animamos a la comunidad que se encuentra dentro de la lista de personas elegibles para acceder a la vacuna en esta primera etapa a que ejerzan su derecho y opten por la protección propia y la de sus seres queridos aplicándose el biológico.

Recuerde que una persona no debería tener que pagar nada para acceder a la vacuna, pero sí es posible que el gobierno, y por su orden, los centros médicos, soliciten información del seguro. Sin embargo, la falta de seguro médico no es motivo para negar la vacunación o cobrar el suministro de ésta, ya que el Congreso aprobó una ley que prohíbe el cobro de copagos o deducibles aplicables a la vacuna, y que adicionalmente prohíbe a las farmacias, médicos y hospitales generar facturas directas a los pacientes.

Suscríbase a nuestro boletín y conozca cuándo es su turno de acceder a la vacuna. En Formé, nuestra misión es tu salud.