La ginecología es sin lugar a dudas una de las especialidades médicas más importantes para una mujer no importa cuál sea su edad, sin embargo, a partir de nuestra reciente publicación sobre la ginecología y el primer periodo menstrual, hemos decidido resolver algunas dudas frecuentes que se pueden presentar en las mujeres que se encuentran ad portas de la menopausia.

¿Solo se debe realizar una consulta de ginecología cuando hay un problema?

Esa es una creencia muy mala en cuanto a la salud femenina, no debemos esperar a tener sangrado abundante, anemia, problemas sexuales o dificultad para lograr un embarazo para ir al médico, por el contrario las visitas regulares como el chequeo anual nos permite identificar estos problemas aún antes de que ocurran. También es recomendable visitar un médico para hablar sobre métodos anticonceptivos, infecciones, ETS, tiroides, presión, azúcar u otros temas relacionados con la salud de la mujer.

¿Y las mujeres adultas, también deben chequearse anualmente?

Una mujer mayor muchas veces visita el ginecólogo como su único médico por lo que se debe asegurar de realizarse una mamografía regularmente y por supuesto el Papanicolau cada 3 años siempre y cuando su resultado sea normal.

Hay mujeres que cuando llegan a cierta edad experimentan cambios en su periodo, muchas por ejemplo sangran de manera hemorrágica, ¿por qué pasa esto y qué se puede hacer?

Este es un tema complicado porque pueden ser muchas las razones, pero principalmente se debe a que los ovarios empiezan a fallar y dejan de producir hormonas, lo que genera cambios en el endometrio y con ello que se altere el ciclo menstrual, su periodicidad y duración; hay incluso casos en los que puede menstruar cada 2 semanas, 2 meses o sangrar por 10 días, porque ya no hay el mismo control de antes. Esto también lleva a tener otros síntomas como los sofocos, el cambio de temperamento, insomnio y otros más.

Este es un proceso normal y regular que llega con la edad, no significa una enfermedad pero hay ciertas herramientas que se pueden usar para ayudar a que estos cambios no sean muy dramáticos, como el suministro de hormonas.

Una mujer que esté atravesando por la menopausia y no lubrique naturalmente, ¿Qué puede hacer para facilitar las relaciones sexuales?

Este problema también se debe a la falta de hormonas y hay varias herramientas que pueden ayudarle en este momento como el suministro de hormonas u otros métodos como la aplicación de un poquito de aceite de oliva o de coco dentro de la vulva cada noche antes de dormir. Además en las farmacias se pueden encontrar productos lubricantes a base de silicona que pueden ser usados, las opciones son muchas más y depende de la preferencia de cada mujer.

¿Las hormonas están relacionadas con el cáncer?

Hay muchas mujeres que tienen este temor pero la verdad es que no, las hormonas pueden ser suministradas en pequeñas pastillas que se ubican al interior de la vagina por lo que su efecto es totalmente local.

¿Qué puede hacer una mujer que ha perdido su deseo sexual?

En los Estados Unidos hay 2 medicinas para estos casos, una es para mujeres después de la menopausia pero no ha tenido mucho éxito y la otra es relativamente nueva y consiste en una inyección que debe aplicarse media hora antes de tener relaciones sexuales pero puede ser bastante inconveniente por la dificultad de aplicación, es costosa y tiene efectos secundarios como las nauseas; de ninguna hay suficiente información disponible.

Hay otras opciones basadas en la aplicación de testosterona pero no han sido aprobadas para su uso en el país, por lo que no son recomendables.

En Formé queremos apoyar a la comunidad latina con médicos de diferentes especialidades dispuestos a acompañarlos en los procesos que deban afrontar; llámenos al 914-723-4900 y reciba más información sobre nuestros servicios.

En Formé ¡nuestra misión es su salud!